Los políticos irresponsables minaron la confianza pública en la ciencia.