El número uno de la firma de inteligencia artificial OpenAI, Sam Altman, busca conseguir miles de millones de dólares para reorganizar la industria mundial de semiconductores y se reunió con potenciales inversores, entre ellos el gobierno emiratí, informó este jueves el diario The Wall Street Journal (WSJ).

OpenAI participó «de reuniones productivas sobre el desarrollo de infraestructura mundial y cadenas de suministro para semiconductores, energía y centros de datos», según una vocero de la empresa que dialogó con ese medio de Nueva York. OpenAI «mantiene informado al gobierno estadounidense».

El diario estima que el monto total para el proyecto de Altman podría alcanzar los 7 billones de dólares, un billón más que la capitalización bursátil combinada de las dos mayores empresas tecnológicas del mundo, Apple y Microsoft.

Altman buscaría resolver algunos de los mayores desafíos que enfrenta el sector de la inteligencia artificial (IA), en plena expansión, en particular la escasez de chips costosos, necesarios para que funcionen los grandes modelos de robots conversacionales como  ChatGPT, el software de esta flamante tecnología generativa propiedad de OpenAI.

Según el WSJ, Altmn se reunió con altos responsables del gobierno de Emiratos Árabes Unidos y con el director del grupo japonés SoftBank, Masayoshi Son, así como con representantes del gigante taiwanés Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC).

Altman manejó la idea de construir decenas de usinas de fabricación de chips en los próximos años con dinero de inversores de Medio Oriente y pagarle a TSMC para construirlas y explotarlas, indicó el periódico.

Muchos países presentaron planes para respaldar la producción de chips en sus territorios, pero los montos manejados parecen pequeños vistas las sumas colosales que propondría Altman, se informó.

La industria mundial de chips está dominada por algunas empresas actualmente, entre ellas TSMC y la estadounidense NVIDIA.

En las últimas semanas, la agencia Bloomberg y el diario Financial Times también dieron cuenta de reuniones sostenidas por la nueva estrella de Silicon Valley.

Considerada como una revolución comparable a la llegada de internet, la IA generativa permite producir textos sobre cualquier tema , imágenes de realismo impresionante y sonidos diversos a pedido en lenguaje común y corriente basándose en las bases de datos existentes en internet. Pero al mismo tiempo plantea muchas dudas preocupaciones en materia de democracia, reemplazo de empleos y seguridad.

da-jnd/pz/mr/llu

© Agence France-Presse