Los reguladores de tecnologías de comunicación de Estados Unidos declararon ilegales el jueves las llamadas telefónicas automáticas realizadas de forma fraudulenta con voces creadas utilizando la Inteligencia Artificial (IA), en plena expansión.

«Actores malintencioandos están utilizando voces generadas por IA en llamadas automáticas no solicitadas para extorsionar a familiares vulnerables, imitar a celebridades y desinformar a los votantes», justificó en un comunicado la presidenta de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), Jessica Rosenworcel.

Este nuevo fenómeno llamó la atención el mes pasado cuando trascendió que una llamada telefónica automática con una voz que se hacía pasar por el presidente estadounidense Joe Biden instó a la gente a no votar en las primarias demócratas realizadas en el estado de New Hampshire.

La FCC dictaminó por unanimidad que las voces generadas por IA son «artificiales» y, por lo tanto, violan la Ley de Protección al Consumidor Telefónico (TCPA).

El fallo declara ilegal la clonación de voz utilizada en estafas de llamadas automáticas, lo que permite procesar a quienes están detrás de tales operaciones, indicó la entidad.

La TCPA es la ley principal que utiliza la FCC para frenar las denominadas «llamadas basura».

«Los Fiscales Generales del Estado tendrán ahora nuevas herramientas para combatir estos fraudes», destacó Rosenworcel.

Previamente, los organismos encargados de hacer cumplir la ley podían procesar a las personas por los resultados de estafas como el fraude cometido con la ayuda de llamadas automáticas, pero no por las llamadas en sí, precisaron los reguladores.

La prevalencia de este tipo de llamadas se disparó en los últimos años con la ayuda de sistemas de llamadas automatizados, algunos de los cuales incluso camuflan los números de teléfono de origen para que parezcan ser de alguien local.

Una coalición de 26 fiscales generales estatales se encontraba entre quienes instaron a la FCC a restringir el uso de voces generadas por IA en llamadas de telemercadeo.

«La tecnología avanza y se expande, aparentemente, minuto a minuto, y debemos garantizar que estos nuevos desarrollos no se utilicen para aprovecharse, engañar o manipular a los consumidores», destacó la fiscal general de Pensilvania, Michelle Henry, en una carta del grupo enviada a la FCC en enero.

gc/arp/llu/mar

© Agence France-Presse