Arturo López Valerio

Más allá de la omnicanalidad

El comercio moderno enfrenta una encrucijada única: la constante evolución del comercio electrónico, liderada por gigantes como Amazon, y la persistente relevancia de las tiendas físicas. En este episodio escucharemos a Mana Maná (también conocido como Arturo López Valerio) 😀 examina cómo la estrategia omnicanal, aunque poderosa, no es una solución universal para los retos del comercio minorista actual. La omnicanalidad es una estrategia de ventas y marketing que proporciona una experiencia de cliente coherente y unificada a través de múltiples canales y puntos de contacto, incluyendo tiendas físicas, comercio electrónico, redes sociales, aplicaciones móviles, y atención al cliente. Esta estrategia busca integrar y sincronizar estos canales para que los clientes puedan moverse sin problemas entre ellos, disfrutando de una experiencia fluida y consistente, independientemente del canal que elijan para interactuar con la marca o realizar sus compras. Amazon ha establecido un estándar de excelencia en el comercio electrónico, con ingresos netos que superaron los 500.000 millones de dólares en 2022. Este logro se atribuye en parte a su innovadora estrategia de marketing, como Amazon Prime Day, que ha revolucionado las ventas en línea desde 2015. Sin embargo, esta historia de éxito en el mundo digital no se ha traducido con la misma facilidad al ámbito de las tiendas físicas. A pesar de su dominio en línea, Amazon ha enfrentado obstáculos significativos en el comercio físico. Sus experimentos con tiendas físicas, incluyendo Amazon Go y Amazon Fresh, han tenido un éxito mixto. Esto sugiere que las fortalezas de Amazon en el comercio electrónico, como su vasta selección y rápidas entregas, no necesariamente se traducen en una ventaja competitiva en el comercio físico, especialmente en categorías más especializadas como la moda. El caso de HomeGoods El minorista HomeGoods en los Estados Unidos con su cadena de decisiones nos presenta un interesante […]

Empresario tecnológico aboga por la apertura de datos para enfrentar desafíos climáticos

Santo Domingo, República Dominicana – Durante su reciente aparición en el Matutino de La 91FM, el reconocido empresario tecnológico Arturo López Valerio destacó la importancia crítica de la alfabetización en datos para abordar eficazmente los desafíos climáticos, enfatizando que «la democratización de los datos es ahora más relevante que nunca, especialmente en la gestión de desastres naturales». López Valerio señaló la reciente tragedia ocasionada por las lluvias torrenciales del 18 de noviembre, con un índice de precipitación superior a las 3.46″, como un claro ejemplo de la necesidad urgente de mejorar la alfabetización en datos y su aplicación práctica en la gestión de desastres naturales. Esta necesidad se ve agravada por la vulnerabilidad de la infraestructura dominicana frente a eventos climáticos, una realidad compartida en América Latina y el Caribe. Citando el informe «Desastres Naturales en América Latina y el Caribe» de 2020, López Valerio subrayó que, a pesar de la alta incidencia de desastres naturales en la región, la disponibilidad de datos accesibles y utilizables en la República Dominicana es limitada, a menudo ofrecidos en formatos no reutilizables, lo que limita su utilidad en situaciones de emergencia. El empresario hizo hincapié en la importancia de utilizar eficazmente los datos públicos para habilitar iniciativas de mitigación de riesgo desde el sector privado y la sociedad civil. Destacó la relevancia del evento «América Abierta» de septiembre de 2022, donde se discutió la necesidad de reorientar la aproximación a la alfabetización de datos, especialmente en la preparación y respuesta a fenómenos climáticos. López Valerio presentó soluciones como el uso de datos hiperlocales para ayudar a las comunidades a entender mejor los riesgos específicos y prepararse adecuadamente, y la necesidad de que gobiernos locales diseñen planes de emergencia más eficientes. Además, subrayó la importancia de que el Estado y el gobierno compartan datos […]

Teletrabajo y trabajo remoto dentro de la economía digital

Teletrabajo y trabajo remoto dentro de la economía digital

En un articulo anterior compartimos sobre la diferencia entre teletrabajo y trabajo remoto, dos términos que –aunque la gente lo usa indistintamente– no son exactamente la misma cosa. Vimos también que la modalidad de trabajo remoto es la tendencia que deben tomar las empresas en pos de lograr una mayor productividad y que, en tal sentido, hay una serie de paradigmas que deben ir cambiando con esta transformación. Hay que tomar en cuenta -no obstante- que existe un punto de reversibilidad en el trabajo remoto en donde se exige retornar al lugar físico. Por esto se debe observar siempre el trabajo como algo maleable que irá moldeándose según las condiciones, estableciendo así una relación líquida entre quien contrata y quien ejecuta. En ese tenor, uno de los males de la vida corporativa es precisamente ese “sentido de desconexión” que muchas veces muestra el empleado, desconectándose por completo de su rol y función al no estar en su puesto, situación que el trabajo remoto contraataca, favoreciendo -ante cualquier eventualidad- que el empleado se preocupe por su medio de producción y continúe con la atención del mismo. Podemos afirmar que el futuro del trabajo es la atomización de las funciones y la subcontratación. Esto supone obligatoriamente un cambio paradigmático a las estructuras industriales profesionales. ¿Y a que llamamos cambio de paradigma? Al hecho irrefutable de que las empresas deben prepararse para colaborar de manera digital y remota con microsuplidores, de un modo que sean cada vez más las industrias automatizadas. De esto no lograrse, solo estaríamos contribuyendo a la permanencia de modelos viejos de trabajo. Lo decimos amparados en cifras del Foro Económico Mundial, los cuales revelan que en cinco años se estarán creando alrededor de 123 millones de empleos nuevos. Esto principalmente gracias a las innovaciones que conllevan una nueva línea […]

Una oportunidad para un país conectado y digital

Una oportunidad para un país conectado y digital

La conectividad ha consolidado su rol protagonista en nuestra sociedad durante la pandemia, transformándose desde un complemento a una necesidad estratégica para gobiernos, empresas, la comunidad educativa, los pequeños comercios, las familias y los ciudadanos en general. La infraestructura de telecomunicaciones nacional pasó la prueba de fuego cuando los patrones de consumo dispararon el tráfico de internet como resultado del confinamiento en los hogares, pero no podemos dejar de lado, las dificultades y trabas que presentaron diversos grupos poblacionales. El Banco Mundial pronosticó una contracción de la actividad económica regional del 7,9% para 2020, mientras que la CEPAL alertó sobre la pérdida de 47 millones de puestos de trabajo y un retroceso del PBI per cápita a niveles de hace 10 años. Este panorama regional obliga a todos los actores de la economía, públicos y privados, a desarrollar acciones para catalizar una recuperación rápida y equitativa. La GSMA estima que un incremento del 10% en la penetración de banda ancha móvil resultaría en un aumento adicional promedio del PIB de 1,2% en las economías de América Latina y el Caribe. Ese efecto de transversalidad a prácticamente todas las actividades de nuestro país, potencia el aporte de la conectividad –y los servicios que transitan a través de ella, como enorme. Reunión multisectorial digital En el mes de Abril, logramos reunir actores que digitalmente están unidos, como el sector de Pagos, Comunicación de Marketing y Tecnologías, para discurrir los puntos de vista propuestas y recomendaciones de política pública para lograr más y mejor aprovechamiento de los flujos digitales en el país. De la conversación con ADECC, ADOFINTECH y MICM, desde la Cámara TIC recolectamos aprendizajes, que señalan asignaturas pendientes y dibuja un horizonte hacia la adopción de mejores prácticas globales para el fortalecimiento del ecosistema local: Estandarización y simplificación. El sector digital debe […]

Digital Human

Digital Human

El Digital Human es el individuo que ha comprendido los cambios y ha podido ajustar su comportamiento de consumo, de manera particular en términos de adopción de las plataformas digitales. Similarmente eso también ha impactado el comportamiento laboral, potenciando un cambio inesperado a largo plazo –no visto desde 2005- que tiene un impacto en la economía. En este contexto, en la cuarta edición de Digital Economy Report -publicado por la firma Tabuga- se arroja luz por primera vez sobre los desafíos clave que la COVID-19 planteó a la economía global. Luego, se embarca en comprender los cambios en el comportamiento del consumidor que la pandemia impuso a todos, transformándolos en lo que son hoy: humanos digitales. Para tener una idea concreta del fenómeno, el consumo en los hogares produjo un impacto en todo el ecosistema digital, reflejándose en un incremento del 44% en el consumo de redes sociales; 67% empezó a consumir más contenido noticioso y 70% de los encuestados ha pasado más tiempo utilizando su equipo smartphone/móvil. Igualmente se registró un crecimiento del 28% en las suscripciones de video streaming en la región, sumándose a la tendencia el incremento del 80% en sitios de video como Youtube. La industria de los video juegos no se quedó atrás, puesto que las ventas de juegos/descargas crecieron un 39% en los Estados Unidos. El consumo y el interés en-línea aceleró la adopción de los «supermercados digitales» brindando un nuevo oxígeno a la llama de los medios de información. Según el Índice TOP 100 de sitios web nacionales que realiza la firma Tabuga, para febrero de 2021 los medios de información solo representan el 19.5% del consumo de tráfico en dicho grupo. Cuando observamos el grupo TOP 1000, el consumo de medios decrece a un 8.8%, mientras que los servicios públicos online mantienen […]