Los resultados son fascinantes y también aterradores».