«Es un ejemplo perfecto de algo que tiene usos realmente positivos [el reconocimiento facial], por lo que no quieres frenarlo».