El fracaso de la tecnología para controlar las imágenes de abuso infantil
Un récord de 45 millones de imágenes se marcaron el año pasado.

Las fotografías y videos de abuso sexual infantil que se distribuyeron en Internet persiguen a las víctimas hasta la edad adulta mientras los delincuentes explotan los motores de búsqueda, las redes sociales y el almacenamiento en la nube.

Un récord de 45 millones de imágenes se marcaron el año pasado.

Una investigación del Times encontró que las compañías tecnológicas no lograron tomar medidas coordinadas para cerrar el contenido ilegal. Hablamos con sobrevivientes de abuso sexual infantil cuya angustia se ha conservado en Internet, aparentemente para siempre.

Entre los hallazgos:

  • Apple no escanea su almacenamiento en la nube y encripta su aplicación de mensajería, lo que hace que la detección sea prácticamente imposible.
  • Amazon no busca las imágenes en su servicio en la nube.
  • Dropbox, Google y los productos de consumo de Microsoft buscan imágenes ilegales solo cuando alguien las comparte, no cuando se cargan.
  • Facebook escanea sus plataformas, pero ha anunciado planes para cifrar su servicio de mensajería, lo que dificultará la detección de imágenes ilegales.
  • Las transmisiones en vivo representan un gran desafío. Ninguna compañía tecnológica importante puede detectar, y mucho menos detener, la transmisión ilegal en vivo.