CARLOTTI: La inteligencia artificial (IA) evoca imágenes de asistentes de supercomputadoras, máquinas que pueden pensar de forma creativa y, para algunos, escenas de su película de ciencia ficción favorita. 

En este episodio, Arturo López Valerio, también conocido como Mana Maná, comparte las reflexiones sobre cómo la realidad, a pesar de no ser tan futurista, no está lejos de la ciencia ficción. 

ARTURO:

La inteligencia artificial se relaciona con la habilidad de una computadora o máquina para imitar las competencias de la mente humana, que a menudo aprende de experiencias anteriores para comprender y usar el lenguaje de manera efectiva las decisiones y los problemas.

El mercado de tecnologías de IA es vasto, ascendiendo a alrededor de 200 mil millones de dólares (USD) en 2023 y se espera que crezca mucho más allá de eso a más de 1,8 billones de dólares estadounidenses para 2030, según datos Next Move Strategy Consulting.

Con los avances en el aprendizaje profundo automático, junto con el inmenso efecto que tales programas pueden tener en la economía global, es de esperar que la IA esté en continuo desarrollo competitivo en todas las economías avanzadas. Cualquier empresa que busque aprovechar una ventaja sobre sus competidores haría bien en participar temprano para no quedarse atrás.

La IA generativa tendrá un impacto mucho mayor en la productividad global si se adapta en escenarios tempranos en lugar de escenarios posteriores. Según McKinsey esto es consistente con el requisito general de cambiar las horas de trabajo a un uso más efectivo a medida que aumenta la automatización entre 2022 y 2040.

En este momento de adopción temprana de IA existe una dualidad fundamental que oscila entre verla como una herramienta poderosa para potenciar el progreso humano o como una amenaza que podría desplazar empleos y generar preocupaciones éticas. Esta doble faz se manifiesta en las perspectivas divergentes y estrategias adoptadas por líderes tecnológicos, empresas y visionarios.

Por un lado, encontramos un tipo de visión optimista encarnada por Dharmesh Shah, cofundador y CTO de HubSpot. Shah sugiere que esta tecnología debe ser abrazada como una herramienta complementaria que amplifica el valor humano, en lugar de percibir como una competencia que reemplaza empleos.

Shah propone un enfoque adaptativo en el que se reconocen las tareas repetitivas que puede automatizar, permitiendo así que los profesionales se concentren en labores más creativas y empáticas.

Esta perspectiva encuentra eco en la estrategia de empresas como Meta (anteriormente Facebook) liderada por Mark Zuckerberg, que está invirtiendo recursos significativos en integrar para mejorar la recomendación de videos a los usuarios. Al unificar sistemas, Meta busca ofrecer sugerencias más relevantes y eficientes, enriqueciendo así la experiencia del usuario y destacando el potencial de esta tecnología para personalizar y mejorar la interacción digital.

En el otro extremo del espectro, se encuentra la tensión representada por la disputa entre Elon Musk y OpenAI, una organización sin fines de lucro dedicada a su desarrollo, liderada por Sam Altman. Mientras Musk aboga por una versión de código abierto y accesible para todos, OpenAI prefiere mantener un control más estricto, colaborando con socios selectos para garantizar un avance seguro y controlado.

Esta divergencia en la visión sobre el acceso y control subraya las preocupaciones éticas y de seguridad que acompañan al progreso tecnológico: ¿Quién debe controlar esta tecnología disruptiva? ¿Cómo se debe regular y qué principios éticos deben guiar su desarrollo? Estas cuestiones fundamentales se encuentran en el corazón del debate sobre su futuro.

La doble cara se manifiesta no solo en estas perspectivas contrastantes, sino también en la naturaleza misma de la tecnología. Por un lado, ofrece el potencial para mejorar la interacción humana con lo digital, personalizando y enriqueciendo nuestra experiencia, como demuestra la estrategia de Meta. Por otro lado, plantea preguntas profundas sobre quién la controla, cómo se regula y los principios éticos que deben guiar su avance, como lo ilustra el desacuerdo entre Musk y OpenAI.

Estas dos narrativas, la de Shah y Zuckerberg frente a la de Musk y Altam, forman un complejo mosaico del presente y el porvenir de esta revolución. Juntas, impulsan una reflexión crítica sobre el papel que desempeñará en nuestra sociedad y cómo puede moldear el mañana.

Este panorama subraya un cambio de paradigma en cómo percibimos y utilizamos dicha tecnología. La reflexión incita a considerarla no solo como un rival que puede desplazar trabajos humanos, sino como una herramienta poderosa para ampliar nuestras capacidades. La clave está en adaptarse, identificando tareas automatizables para delegarle, permitiendo a los humanos enfocarse en actividades que requieren creatividad y empatía. 

Este enfoque transforma la amenaza percibida en una oportunidad para potenciar la innovación y el valor humano en el trabajo. Al mismo tiempo, exige una cuidadosa evaluación de los riesgos y un diálogo abierto sobre cómo regular y democratizar esta tecnología transformadora.

La doble cara de esta moneda artificial representa un desafío y una oportunidad para la humanidad. Mientras algunos la ven como una herramienta de empoderamiento, otros la perciben como un riesgo potencial. Esta dualidad nos obliga a reflexionar sobre cómo podemos aprovechar al máximo sus beneficios, al tiempo que mitigamos sus riesgos y garantizamos un desarrollo ético y responsable. 

La respuesta a este dilema recae en nuestra capacidad para adaptarnos, regular y guiar su progreso de manera que complemente y enriquezca nuestras habilidades humanas, en lugar de reemplazarlas. En fin, evolucionar. Solo entonces podremos aprovechar plenamente su poder transformador y moldear un futuro en el que sea verdaderamente una aliada, y no una amenaza.

H- REFLEXIÓN DE LA SEMANA ( SI HAY TIEMPO)

( CARLOTTI )  

«La IA será lo mejor o lo peor para la humanidad». — Elon Reeve Musk es un hombre de negocios e inversor. Es el fundador, presidente, director ejecutivo de SpaceX.

Cierre.