La primera Macintosh, lanzado el 24 de enero de 1984, cumple 40 años. He aquí una retrospectiva de las cifras relacionadas con esta antigüedad tecnológica de Apple, que, adelantándose a su tiempo, allanó el camino a las computadoras modernas.

La Macintosh, equipo compacto con pantalla y disquetera, democratizó la computadora gracias a una interfaz que permitía a los usuarios pulsar simplemente sobre los iconos con un ratón, un dispositivo de los años 60 y que la Mac generalizó.

Antes, solo los entendidos tenían acceso a las computadoras, que obedecían a complicadas líneas de comandos.

– 1984 –

La primera Macintosh se lanzó al mercado a bombo y platillo.

El 22 de enero de 1984, dos días antes de su lanzamiento, la computadora de Apple hizo su aparición en uno de los eventos más seguidos del mundo: la Super Bowl, final del campeonato de fútbol americano, vista ese año por 77,6 millones de telespectadores según el grupo Nielsen, especializado en medición de audiencia.

El anuncio de 60 segundos, bautizado «1984» y dirigido por Ridley Scott («Alien», «Blade Runner»), se inspiró de la novela distópica «1984» de George Orwell, con una pantalla que representaba a «Big Brother» – y al competidor IBM – destrozada por una deportista vestida con los colores de Apple.

La marca de la manzana mordida, bajo el impulso de su cofundador Steve Jobs, pagó 800.000 dólares (2,5 millones de dólares actuales) por el espacio publicitario, además de cientos de miles para la producción del video, según el libro «Apple Confidential 2.0» de Owen Linzmayer.

– 2.495 dólares –

La primera Macintosh fue un producto de lujo. Se comercializó el 24 de enero de 1894 en Estados Unidos por 2.495 dólares, unos 7.400 dólares actuales, pero su precio disminuyó rápidamente a 2.195 dólares.

La Mac era más asequible que su principal competidor, el PC de IBM, que entonces costaba 3.270 dólares (10.000 actuales), pero era el doble de caro que la Apple II, la entonces superventas básica de la marca.

Hoy en día, las computadoras MAC originales alcanzan los 2.000 euros (casi 2.200 dólares) en subasta. Y los documentos internos de su presentación fechados en octubre de 1983, aún más cotizados por los coleccionistas, superaron los 12.000 dólares en 2022 en RR Auction.

– 370.000 ventas –

Apple esperaba vender 250.000 Macintosh en 1984, según indicó el New York Times en abril de ese año. Aunque las cifras oficiales son secretas, la marca habría vendido 372.000 en el primer año, además de un millón de Apple II, según Jeremy Reimer, bloguero sobre la historia de la tecnología.

Estas cifras, meritorias en una época en la que las computadoras todavía no se habían democratizado, son 15 veces más modestas que las ventas actuales de computadoras Apple.

El grupo de Cupertino (California) vendió en 2023 cerca de 22 millones (MacBook, iMac…), según las consultoras Gartner e IDC. Con entre 8% y 9% de las ventas mundiales, Apple se coloca en cuarto lugar después de Lenovo, HP y Dell.

– 9 pulgadas –

La pantalla de la primera Mac, muy inferior a las actuales, era de 9 pulgadas, unos 23 cm en diagonal.

En comparación, las últimas iMac ofrecen una pantalla de 23,5 pulgadas (60 cm) y algunas computadoras portátiles MacBook tienen 16 pulgadas (41 cm).

Con 34,5 cm de alto, 24,4 cm de ancho y 27,7 cm de profundidad, la primera Mac podía, a pesar de sus 7,5 kg de peso, llevarse a «cualquier parte, incluso en avión», según un despacho de la AFP de enero de 1984.

– 128 kB –

La primera Mac tenía 128 kB de memoria RAM, es decir, unos 131.000 bytes. 128 kB es, por ejemplo, el tamaño de una foto de baja resolución o de un archivo Excel muy pequeño.

Hoy en día, muy pocas computadoras tienen menos de 8 GB (8.600 millones de bytes) de RAM, y la más potente de Apple, la Mac Pro, tiene hasta 1,6 millones de veces más de RAM (192 GB) que su antecesora.

La memoria RAM permite a la computadora almacenar temporalmente datos necesarios para realizar una tarea. Cuanto mayor sea la memoria, más tareas complejas y simultáneas podrá realizar la computadora.

jah/ang/hgs/zm

© Agence France-Presse