Nan Palmero - Panorama de la avenida Paseo de la Reforma en Cuauhtémoc, Ciudad de México

Científicos mexicanos confirmaron la existencia de una falla sísmica que atraviesa una zona densamente urbanizada del oeste de Ciudad de México, tras investigar el origen de varios sismos en la capital entre diciembre y enero.

«Este hallazgo, al cual llamaremos la falla Plateros-Mixcoac, ha sido de alguna forma propuesto en conversaciones con académicos e inclusive se sugiere en el mapa de riesgos de la Ciudad de México, pero nunca había sido confirmado», señala un estudio del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) difundido este jueves.

Para elaborar el documento titulado «El Rompecabezas de la Sismicidad del Poniente de la Ciudad de México», se instalaron estaciones portátiles que permitieron realizar «un análisis sin precedentes» de la actividad sísmica en esa zona de la capital.

Los científicos reubicaron los epicentros de los sismos registrados en diciembre y enero, y encontraron diferencias con las estimaciones previas del Servicio Sismológico Nacional. Ello les impulsó a recorrer la zona cercana a los temblores.

«Con sorpresa, encontramos una ‘grieta’ de poco más de un kilómetro de longitud que cruza casi ininterrumpidamente la zona de Mixcoac», un área de clase media atravesada por grandes avenidas, y que acoge zonas residenciales y comerciales.

El estudio de la UNAM fue lanzado tras el registro de 23 «microsismos», como se les denomina popularmente, que se percibieron principalmente en el occidente de Ciudad de México, entre el 3 de diciembre y el 10 de enero, con magnitudes de 1,1 a 3,2 grados, y profundidades menores a 1,4 kilómetros.

Como consecuencia de estos temblores «ocho estructuras fueron dañadas gravemente» y se reportó «un gran número de daños en la zona de Mixcoac», según información del gobierno capitalino verificada por los autores del estudio.

El informe advierte que «las dimensiones y potencial de la falla Plateros-Mixcoac» son todavía un tema de investigación para los expertos de la UNAM.

«El impacto que puede tener en las construcciones no se ha cuantificado y las estimaciones usadas para definir las acciones de diseño en la zona no consideraron que la falla exista», subrayaron los expertos.

México se ubica entre cinco placas tectónicas cuyos movimientos convierten al país en uno de los que registra mayor actividad sísmica en el mundo, particularmente en la costa del Pacífico, desde la frontera con Guatemala hasta el estado de Jalisco (oeste).

jla/yug/ag

© Agence France-Presse


Foto: Nan Palmero.