China superó en 2023 a Japón como el mayor exportador mundial de vehículos, según los datos divulgados el miércoles por la asociación nipona de fabricantes de automóviles (JAMA).

El sector automovilístico chino creció en los últimos años en gran parte por las inversiones masivas en vehículos eléctricos, un sector en el que las empresas japonesas han sido más cautelosas.

Japón exportó 4,42 millones de autos en 2023, según JAMA, por debajo de los 4,91 millones exportados por China, de acuerdo con la Asociación de Fabricantes de Automóviles de China (CAAM).

La aduana china calculó por su lado una cifra mayor, de 5,22 millones, lo que representa un fuerte incremento interanual de 57%.

Pero a diferencia de las empresas chinas, las fabricantes japonesas de autos, como Toyota, producen grandes volúmenes de coches en otros países.

Toyota fue confirmada el martes como la mayor empresa automovilística en términos de unidades vendidas.

En 2022, la producción de vehículos en Japón, excluyendo las motocicletas, alcanzó 7,84 millones de unidades, pero su producción en el exterior alcanzó 17 millones de unidades.

En lugar de modelos eléctricos, los fabricantes japoneses han apostado por los híbridos, que combinan energía eléctrica con motores de combustión, en los cuales fueron pioneros con modelos como el Prius de Toyota.

Las empresas japonesas se comprometieron a aumentar su participación en los autos eléctricos.

Toyota apunta a vender 1,5 millones de eléctricos anualmente para 2026, y 3,5 millones para 2030.

– Producción de baterías –

La empresa también invirtió fuertemente en tecnología de baterías y apuesta a poder producir masivamente baterías de estado sólido.

Esta tecnología, que no ha sido probada a gran escala, permite a las baterías cargar más rápido y da a los autos eléctricos un rango más extenso que las baterías convencionales.

La compañía china BYD desplazó este mes a Tesla como la mayor vendedora de vehículos eléctricos, gracias en parte al fuerte apoyo gubernamental al sector.

El éxito chino en los vehículos eléctricos puso a sus empresas en aprietos con los reguladores en los mercados occidentales, donde enfrentan cargos de prácticas anticompetencia.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció en septiembre una investigación sobre los subsidios chinos a los autos eléctricos.

La investigación podría conducir a la imposición de tarifas en la Unión Europea sobre los autos que considera vendidos a precios artificialmente bajos y que afectan a los competidores europeos.

«Recuerda un poco lo que ocurrió en los años 1980 con Japón cuando comenzaron a exportar muchos automóviles», comentó Christopher Richter,  analista de autos en CLSA.

«Los japoneses lo resolvieron al comenzar (a construir) muchas fábricas en el exterior (…) Fabrican en el exterior cuatro veces más de lo que exportan», indicó Richter en octubre.

etb-stu/kaf/dan/mas/zm

© Agence France-Presse