El gigante estadounidense de las ventas en línea, Amazon, anunció el lunes que renunció a la compra de iRobot, la empresa que vende los robots aspiradora Roomba, por falta de certezas sobre la aprobación por parte de la Comisión Europea.

«Estamos decepcionados de que Amazon no pueda ir hasta el fina de la compra de iRobot», dijo en un comunicado David Zapolsky, uno de los principales ejecutivos del grupo.

«Las fusiones y adquisiciones de este tipo ayudan a las empresas como iRobot a posicionarse mejor en el mercado mundial», añadió.

La Comisión Europea veía un riesgo de reducción de la competencia. Amazon planeaba hacerse de iRobot por 1.700 millones de dólares.

«El final del acuerdo es decepcionante pero iRobot debe mirar al futuro con voluntad de desarrollar robots inteligentes e innovaciones que hagan la vida más fácil», declaró por su parte el fundador de la empresa, Colin Angle, también citado en el comunicado de la firma.

Los mercados reaccionaron duramente al anuncio: el título de iRobot perdía 15,27% a 14,46 dólares en la apertura de Wall Street, mientras Amazon se mantenía estable en 159,13 dólares.

Los reguladores británicos de la competencia habían aprobado la operación en junio de 2023. Pero a inicios de julio, la Comisión Europea anunció que abría un expediente para determinar si la compra permitiría a Amazon «restringir la competencia».

els/mr/gm

© Agence France-Presse