Día: 5 de marzo de 2024

La inadaptabilidad organizacional ante la IA

CARLOTTI: Hoy nos sumergimos en un tema que está moldeando el futuro de las organizaciones en la era digital: «La inadaptabilidad organizacional ante la inteligencia artificial». A medida que avanzamos hacia un mundo cada vez más automatizado y tecnológicamente avanzado, la IA se erige como una fuerza transformadora en todas las facetas de la vida empresarial. Ante esto, los analistas advierten que esta ola de cambio no viene sin sus desafíos. En este episodio, Arturo López Valerio, también conocido como Mana Maná, comparte las reflexiones sobre cómo, a pesar del entusiasmo generalizado y la adopción creciente de la IA en sectores como la ciberseguridad, el marketing y el desarrollo de productos, muchas organizaciones luchan por integrar estas tecnologías de manera efectiva. ARTURO:  Existe un reto crítico que enfrentan las empresas en la era de la digitalización acelerada. Sabemos que el mundo se está moldeando gracias al impacto de la inteligencia artificial (IA) y esta se perfila como un pilar fundamental de la innovación empresarial, la adaptabilidad organizacional no solo es deseable sino esencial para sobrevivir y prosperar. Específicamente, la IA generativa está transformando radicalmente sectores como TI, ciberseguridad, marketing, ventas, servicio al cliente, desarrollo de producto, investigación y desarrollo, estrategia y operaciones, cadena de suministro, manufactura, finanzas, recursos humanos, y legal, riesgo y cumplimiento. Con aproximadamente el 46% de las áreas de TI/Ciberseguridad liderando la adopción, seguidas por marketing y desarrollo de producto con un 41%, la IA se está convirtiendo en una fuerza omnipresente en el panorama corporativo global. Ahora bien, este rápido avance tecnológico plantea un desafío significativo: la inadaptabilidad organizacional. Estos datos son presentados en el informe «Estado de la IA Generativa en la Empresa 2024» de Deloitte, el mismo revela que las áreas de Tecnología de la Información (TI) y ciberseguridad lideran la adopción de IA […]

SpaceX envía una nueva tripulación a la Estación Espacial Internacional

Tres astronautas estadounidenses y un cosmonauta ruso despegaron el domingo por la noche desde Florida, en el sureste de Estados Unidos, hacia la Estación Espacial Internacional (EEI), donde permanecerán durante seis meses. El cohete Falcon 9 de la empresa privada SpaceX despegó a las 22H53 locales (03H53 GMT del lunes) desde el Centro Espacial Kennedy, alumbrando el cielo nocturno con una larga y brillante llamarada naranja. Minutos después del despegue, el cohete sobrevolaba el océano Atlántico a una velocidad aproximada de 9.700 km por hora, según los comentaristas de la televisión de la agencia espacial estadounidense NASA. La cápsula logró colocarse en órbita en nueve minutos. La nave debe acoplarse a la EEI para proceder al relevo de otros cuatro tripulantes. El Falcon 9 que despegó el domingo lleva a tres hombres y una mujer. Inicialmente, la misión debía partir el sábado, pero el lanzamiento fue postergado de un día debido a fuertes vientos. La cápsula que los transporta, llamada «Endeavour», ya fue utilizada en cuatro ocasiones por SpaceX, la empresa del magnate sudafricano Elon Musk, también dueño de la fabricante de autos eléctricos Tesla, entre otras. SpaceX brinda servicios de lanzamientos espaciales a la NASA desde 2020, bajo el programa comercial de tripulaciones de la agencia estadounidense. Su rival, Boeing, está a punto de terminar su proceso de certificación. El estadounidense Matthew Dominick, quien por primera vez sale al espacio, lidera la misión. Lo acompañan su compatriota Jeanette Epps y el ruso Alexander Grebenkin, también de estreno en un vuelo espacial. El médico estadounidense Michael Barratt completa el equipo como el único del grupo que ya ha visitado la EEI. La NASA y la agencia espacial rusa Roscosmos operan conjuntamente la EEI. Se trata actualmente de una de las escasas áreas en las que la cooperación entre Washington y […]

Venderán anticonceptivos sin receta médica en farmacias de EEUU

Las píldoras anticonceptivas sin receta médica estarán disponibles este mes en las farmacias estadounidenses, una medida que amplía el acceso a los métodos para evitar embarazos en momentos en que el derecho al aborto se ha visto drásticamente restringido en el país. La empresa irlandesa-estadounidense Perrigo anunció este lunes que su pastilla Opill fue enviada a «los grandes minoristas y farmacias y estará disponible en todo el país» este mes, así como en el sitio web Opill.com ( http://opill.com/ ). El producto se venderá en paquetes con píldoras suficientes para un mes o para tres meses, a 19,99 y 49,99 dólares, respectivamente. Opill obtuvo el año pasado la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para su venta sin prescripción. El medicamento, conocido como «mini píldora», contiene sólo la hormona progestina y funciona engrosando la mucosa del cuello del útero, lo cual impide al espermatozoide alcanzar los óvulos. La empresa celebró la inminente disponibilidad de la primera píldora sin prescripción como un «momento histórico». Gran parte de los países de América Latina, África y Asia permiten la venta de píldoras anticonceptivas sin orden médica. El Reino Unido lo permite desde 2021, aunque en gran parte de Europa, incluidos Francia, Alemania, España e Italia, se exige receta. La venta de anticonceptivos sin prescripción es respaldada por importantes organizaciones médicas de Estados Unidos, donde alrededor de la mitad de los más de 6,1 millones de embarazos anuales no son buscados, según datos oficiales. Pero la venta libre de las píldoras se ha tornado un asunto políticamente sensible después de que la corte suprema revocó en 2022 el derecho al aborto al anular el caso Roe v. Wade, de 1973. Desde entonces, 21 estados del país prohibieron o restringieron el derecho al aborto. Los republicanos en el Congreso […]

Exdirectivos de Twitter se querellan contra Musk por USD 130 millones

Cuatro exdirectivos de Twitter se querellaron este lunes contra Elon Musk, acusando al propietario de la red social rebautizada X de haberlos despedido por negligencia sin otra razón que la de no pagarles sus indemnizaciones. Le reclaman más de 128 millones de dólares a Musk, que compró Twitter por 44.000 millones de dólares a fines de 2022, según un documento judicial al que accedió la AFP. Musk, fundador de Tesla y SpaceX, echó el mismo día en que tomó posesión al expresidente de Twitter Parag Agrawal, al director financiero Ned Segal y a los directores jurídicos y legales, Vijaya Gadde y Sean Edgett, por «negligencia grave» y «falta intencional». «Como Musk decidió que no quería pagar las indemnizaciones de despido de los querellantes, los echó sin razón, y luego inventó un falso motivo», aseguran los cuatro exejecutivos de Twitter. Explican que sus mensajes de despido no citaban «ningún hecho» y que «los empleados de Musk luego pasaron un año tratando de encontrar hechos para sostener su conclusión preestablecida, en vano». «Es la regla del juego de Musk: quedarse con el dinero que debe a otras personas y forzarlas a demandarlo ante la justicia. Incluso en caso de derrota, Musk puede causar retrasos» y provocar «gastos a otras personas que no tienen los medios» para enfrentarlo, añaden los demandantes. Musk, uno de los hombres más ricos del mundo, compró Twitter luego de seis meses de atacar a la red social por su funcionamiento, así como a sus directivos y empleados. El impulsivo empresario compró Twitter, según argumentó, para hacerlo más liberal ya que ahogaba la libertad de expresión. Desde entonces despidió a la mayoría de los empleados y ha perdido numerosos anunciantes. juj/els/mr/arm © Agence France-Presse